Javier Saviola: sus comienzos en River, su llegada a Europa, la Selección y Gallardo

Javier Saviola: sus comienzos en River, su llegada a Europa, la Selección y Gallardo

8 mayo, 2020 Off By identidadriverplatense.com

Gracias por compartir las noticias de River

El conejito se encuentra viviendo en Andorra junto a su familia y disfrutando del retiro, aunque sigue vinculado al fútbol y habló de todo durante una entrevista que concedió al sitio Infobae

Fue tan fuerte el patadón del Mono Burgos en tu tercera práctica con la Primera de River o se agrandó el mito?

-Sí. Es una de las patadas que más recuerdo en mi vida. Mirá que me pegaron, eh, pero esa fue muy brava. Yo al principio, cuando tiro la pelota para adelante, no lo veo venir al Mono. Después sí… Cuando voy a definir veo la sombra de él. Ahí sí supe lo que me esperaba. La patada fue terrible, ja. Me duele hasta el día de hoy.

En esos días Saviolita quería ser el Burrito Ortega?

-Yo soy de River. Y Ariel siempre fue mi ídolo. Intentaba ser alcanzapelotas solo para verlo al Burrito. Tenía una admiración tremenda por él. El padre trabajaba en el club y yo lo volvía loco. Cada vez que iba al colegio le pedía camisetas, entradas para ir a analizarlo… A los años tenerlo como compañero fue espectacular. Era compartir un vestuario y una cancha con mi ídolo. Fue genial un día que vino a mi casa, cerca del Monumental, Ariel sabía que lo admiraba pero yo no se lo decía por timidez. Hasta la primera vez que lo invité. Lo hice pasar a mi habitación, y de pronto, cuando se dio vuelta, en la parte de atrás de la puerta estaba su póster. Fue incomodísimo de entrada. No sabía si decirle que me lo firmara o salir corriendo..”

Cómo es tener 16 años y que venga justo Ramón Díaz y te diga “entrá” para tu debut en Primera?

-No te olvidás más. Yo tenía unos nervios tremendos. Imaginate: iba a debutar en la Primera de River. Ramón me agarró, me dijo dos o tres palabras y me tranquilizó. Él era un especialista en sacar presión, en darle seguridad al jugador, y una vez que hablé con él, me dije “ya no hay más tiempo, es lo que quise hacer toda mi vida, algo tengo que demostrar dentro de la cancha”. Ahí fui y hasta hice un gol. Fue contra Gimnasia de Jujuy, allá. Entré en el segundo tiempo por Cristian Castillo. Fue genial.

En el Mundial Juvenil 2001 te sentiste Maradona? Vuelta olímpica en la Argentina, figura del equipo?

-No me sentí Maradona, pero fue un momento cumbre. Disfruté de estar en un grupo privilegiado, que jugaba bien al fútbol. La gente se enganchó muchísimo con nosotros y fue llenando Vélez. La cancha explotaba, una locura. Nos bancaba el hincha, el periodismo. Pekerman había vuelto a dirigir al Sub 20. Había una avalancha positiva tremenda pensando en ser campeones del mundo. Y una vez que se dio fue premio doble. Ser el goleador del Mundial, con el récord de goles en el Juvenil; salir campeón en el país, con ese grupo excepcional… Se dio todo.

Ahí surge tu salida al Barcelona. Una situación compleja por la salud de tu papá. En su momento escribiste una carta en la que explicabas tu necesidad de irte.?

-Yo creía que era un momento excelente para dar el salto. Y más a un club tan grande. Al terminar el Mundial ya sabía del interés. De hecho había mucha expectativa en Barcelona. Yo recuerdo que los últimos partidos ya los pasaban por televisión en Catalunya. Es un sueño jugar en uno de los clubes más importantes del mundo. Y después, tenía en la cabeza que debía estar preparado. Era muy chico, 19 años, y sabía la exigencia. Más la madurez necesaria para vivir dos momentos. El pase y el estado de salud de mi papá. Eso fue difícil de asimilar, muy duro. En el camino, además, tenés que rendir al máximo porque jugás en el Barsa.

Alguna vez dijiste que ir al Barcelona te permitió llevar un poco mejor la muerte de tu papá.?

-Sí. Yo iba a entrenar y me aislaba. Yo amo el fútbol, es mi pasión. O fue mi pasión. Entonces iba contento a los entrenamientos. Aunque después tuviera que volver a casa y sentir el dolor de la muerte de mi papá… El fútbol me ha ayudado muchísimo en todo sentido. Fue mi vía de escape. Me hacía sentir feliz pese al dolor.

Cómo era el primer Messi? La nota de presentación en Olé, el título fue “El otro Pibito” porque vos eras el argentino figura del Barcelona.

-Yo recuerdo que llegué a Barcelona y lo primero que me dijo Charles Rexach, que era el técnico, fue que si tenía tiempo fuera a ver a un chico que jugaba en las Inferiores. Que era argentino. Me describió todo. Y me dijo textual: “Si tenés un rato de tiempo andá a verlo que no te vas a arrepentir”. Lo vi tan efusivo que dije “tiene que ser algo espectacular, que te sorprenda”. Para que un técnico consagrado como Rexach, que había visto tantos grandes jugadores en su vida, te lo diga así… Entonces fui. Y apenas lo vi a Messi me di cuenta de que era alguien distinto. Hacía cosas que no eran normales para su edad. Aunque sinceramente ese día no imaginé que Leo podía llegar a transformarse en uno de los mejores jugadores de la historia.

Después tuvieron relación con Messi?

-Como los dos estábamos en el Barsa, en otro país, empezamos a compartir más tiempo. A juntarnos con las familias para comer. No solo con él, sino también con los otros argentinos como Tito Bonano, Maxi López, o los que llegaron… Entre ellos venía Leo. Desde ahí creamos un vínculo muy especial.

Te sorprendió Aimar entrenador? Un momento parecía que se iba a alejar del mundo del fútbol, que no le gustaba el ambiente.

No me sorprendió. Lo conozco desde los 19 años. O más chico. Sé cómo le gusta el fútbol. La inteligencia que tiene. Ha tenido grandes maestros como Pekerman en la etapa de formación, que es donde está él ahora. Por todo lo que fue como jugador y como profesional, y por los conocimientos que adquirió, los chicos no pueden tener mejor maestro que Aimar.

Messi te dijo algo cuando te fuiste al Real Madrid?

-No. Nadie me dijo nada en ese momento. Yo cuando me fui al Real Madrid repetí que solo quería seguir mi carrera profesional en forma ascendente. Vino un club como el Real Madrid y no lo pensé mucho.

Te quedaste con más ganas en el Mundial 2006? Sorprendió que no fueras titular en el partido con Alemania.

-Me quedé con más ganas como todos. Por el grupo que teníamos. La unión, el profesionalismo, lo bien que nos llevábamos. Y por los jugadores que teníamos. Se habían juntado dos generaciones importantísimas. De gente joven, otros con experiencia, algunos con dos o tres Mundiales encima… Lo que nos sorprendió a todos fue no haber llegado más lejos con el equipo que teníamos.

En River sí te habías quedado con ganas de más. ¿Cómo viviste el último paso?

-Yo siempre quise retirarme en River. Y hubo cosas muy lindas en ese tiempo. Estar en un grupo tremendamente exitoso, tanto con el cuerpo técnico como con los jugadores. Sentir cómo estaba la gente involucrada en ese momento tan importante de River en su historia. Ganar la Copa Libertadores. Porque pese a no tener continuidad jugando sí estaba dentro del grupo. Siempre lo voy a recordar. Después, sí me hubiera gustado retirarme de otra manera. Dentro de la cancha…

Uno de los secretos de Gallardo es ese, no elegir las caras? Porque hay que dejar afuera a Aimar y Saviola

Yo lo creo así también. Un técnico tiene que ver a lo mejor que tiene en su equipo y no llevarse por los nombres, la fama o lo que fueron sus carreras. Tanto Marcelo como muchos entrenadores que he tenido pensaban igual. Ojo, yo cuando llegué a River creía lo mismo. Quería entrar sin privilegios en un grupo que venía de ganar cosas importantes, en un nivel alto. No fue fácil. Pero me llevo haber conocido profesionales excelentes. Gente que me ha tratado de mil maravillas, con mucho respeto y humildad.

Qué es lo que más te impactó de Gallardo entrenador?

De Marcelo me impactó la ambición. Pese a ya haber ganado, es un técnico que quiere seguir entrando en la historia. No se queda con lo que hizo. Esa ambición, la exigencia que impone hacia al jugador hace que haya ganado todo lo que ganó. Los números hablan por sí solos. Por algo es uno de los grandes técnicos que dio nuestro país en los últimos años.

Vos conocés a Gallardo y al Barcelona. ¿Creés que en algún momento lo puede buscar?

Ahora mismo Marcelo está entre los mejores técnicos que hay. No creo que tarde en dar el salto a Europa. Ojalá que lo pueda hacer si es su idea. Yo pienso que Gallardo puede dirigir en cualquier lado. Él además jugó en Europa y sabe cómo se manejan las cosas acá. No es que va y no conoce qué hay detrás. Es un entrenador capacitado para triunfar en Europa.

En su primera etapa entre 1998 y 2001, Saviola consiguió 2 títulos en el club, además de dejar una huella imborrable e integrar el célebre grupo conocido como “Los 4 fantásticos” junto a Ortega, Aimar y Ángel. En 2015 el conejo regresó al club de sus amores y obtuvo la Copa Libertadores y la Copa Suruga Bank, finalmente en enero del 2016 decidió no continuar en el club.

Gustavo López

TW: gusty_lopez
IG: gustylopez_